jueves, 16 de mayo de 2013

Puré de verduras


Hace mucho tiempo que no publico nada de nada por culpa de estar estudiando -estoy en plena época de exámenes- pero por fin he encontrado un hueco para publicar una receta que había preparado hace un tiempo.

Por primera vez desde que empecé a escribir el Blog os voy a demostrar que también se hacer recetas sanas para el día a día. 
La primera consiste en un puré de verduras; una receta muy básica y socorrida para universitarios, como yo, que aun sin vivir con sus padres quieren mantener una dieta sana. Por supuesto, por favor, usad verduras frescas y alejaos de las congeladas.

Para hacer más o menos una cantidad que se corresponda con diez raciones de puré vais a necesitar:

1 cebolla grande
1/2 calabaza -en el Supermercado de El Corte Inglés os la dan troceada, que os facilitará mucho la tarea, si no, todo es coger práctica quitandole la piel y con mucha paciencia-.
6 zanahorias medianas
6 calabacines -yo no les quito la piel pero podéis hacerlo-.
5 puerros -tendréis que cortarle lo verde-.
2 cucharadas de aceite
2 cucharaditas de sal
1/2 litro de agua -aprox-.


Es importante que antes de echar las verduras en la cazuela las lavemos bien, y las preparemos quitándoles la piel y todas esas partes que no se comen. Además, para facilitar la cocción de las verduras es importante cortarlas porque si no tardaremos siglos en conseguir que se hagan.

Lo primero que haremos será poner a calentar las dos cucharadas de aceite a fuego medio-bajo ya que queremos que las verduras se hagan poco a poco. Cuando el aceite este calentito echamos la cebolla que habremos cortado en juliana y la dejaremos pochar unos minutos, mientras preparamos la calabaza, que será la siguiente verdura que añadiremos.


Una vez que la cebolla esté un poco pochada, echamos la calabaza cortada en trozos y, después las zanahorias. Es importante echar primero las verduras que sean más duras, que en mi caso son la calabaza y las zanahorias porque serán las que más tiempo de cocción necesiten. 

Dejaremos que se hagan un poco la calabaza y las zanahorias mientras preparamos el resto de las verduras -los calabacines y los puerros-, sin dejar de prestarles atención, removiendo de vez en cuando para que no se nos quemen y asegurándonos que se hacen por igual todos los trozos. 
El siguiente paso, como podréis imaginar será añadir los calabacines y los puerros cortados.

Tapamos la cazuela y dejamos que se haga la verdura durante 15 minutos, más o menos, removiendo cada par de minutos.


Por último añadiremos el agua. La cantidad de agua que echéis dependerá de vuestros gustos. Personalmente, prefiero que el puré sea bastante espeso así que le echo medio litro de agua o, si no, me guío por las verduras, sin que el agua llegue a cubrir del todo las verduras, tal y como aparece en la foto. 
Después de añadir dos cucharaditas de sal y cuando empiece a hervir suavemente el agua, esperaremos a que las verduras se acaben de hacer. Pueden tardar en torno a 20 minutos pero también podéis esperar hasta que las verduras, al pincharlas, estén blanditas que nos indicará que ya están hechas.


y... ¡Listo! Cuando las verduras estén cocinadas podéis triturarlas para conseguir esa textura tan suave propia de los purés.
Por supuesto, si no os lo vais a comer en los siguientes días, la mejor opción es congelar el puré en tuppers individuales. Se descongela perfectamente y el sabor se mantiene como el primer día.

Espero que os haya gustado,

¡Un beso!

No hay comentarios:

Publicar un comentario