sábado, 29 de junio de 2013

Cocadas

Buenos días chicos y chicas, grandes y pequeños, hoy os traigo una receta para todos vosotros. Es una receta la mar de sencilla pero que, tristemente, seguro que en un primer momento os echará para atrás... las COCADAS!


A los que nunca hayáis oído de este bocadito tan resultón; las cocadas, como su nombre indica, son bolitas de coco -aqui es donde quizás alguno diga "Puaj! Coco! Nunca me ha gustado el coco y no vas a conseguir que lo pruebe ahora!" pero ¡ESPERAD!... seguid leyendo-.


Debo confesar que a mi jamás me ha gustado nada que tenga que ver con el coco pero, no se porqué, éstas bolitas me encantan y, de hecho, se convirtieron en una de mis pasiones al venir aquí, a Galicia, ya que mi tía siempre las hacía de postre en las comidas familiares.

Además, como ya os he dicho, es una receta muuy fácil de realizar y en media hora ya las tendréis listas para comer.

Como era la primera vez que intentaba hacerlas -por raro que parezca-, yo solo hice la mitad de las cantidades que os indico pero ahora puedo decir que salen genial y haría incluso el triple de la cantidad y nadaría en cocadas -ejem... sí, me gustan demasiado-.





Lo dicho... para hacerlas vais a necesitar:

250g de coco rallado
250g azúcar blanco
2 huevos L

Antes de empezar a hacer nada, pondremos a calentar el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.

Para empezar, batiremos los huevos a los que añadiremos el azúcar, mezclando hasta que sea homogéneo. Luego, tendremos que añadir el coco rallado y mezclar.

La textura deseada es algo como esto:


Cuando lo hayamos conseguido solo tendremos que hacer bolitas de la masa con las manos -para mí es mucho más cómodo- y colocarlas en una bandeja de horno sobre la que habremos colocado papel de hornear para que no se nos peguen.


Introducimos la bandeja en el horno y esperamos hasta que las cocadas estén morenitas -aproximadamente 12 minutos en mi horno-.
Solo nos quedará dejarlas enfriar sobre una rejilla o algo similar...


... ¡Y LISTO!
Ya tenemos unas deliciosas cocadas con las que impresionar a nuestros familiares o amigos. Por supuesto, esta receta la podemos hacer en compañía de los más peques de la casa que nos podrán ayudar en todo aunque con supervisión cuando haya que usar el horno, claro.



Espero que os haya gustado,

¡Un beso!

PD.: Aprovecho para agradecer a mi prima y a mi tía por darme a probar mi primera cocada, ¡Os quiero!

No hay comentarios:

Publicar un comentario