lunes, 16 de septiembre de 2013

Layer Cake de Nutella

Aquí está la Layer Cake más super-hiper-mega deliciosa del mundo mundial...


Todo lo que os pueda decir de esta tarta es poco... su sabor, su textura, incluso su olor es espectacular. Hacía mucho que no hacía una Layer Cake y, por fin, apareció la ocasión adecuada para preparar una: la fiesta despedida de una gran amiga que se fue de ERASMUS para este curso a Bélgica.
Había que preparar algo especial y, por supuesto, con Nutella -a todos los de mi grupo de amigos nos encanta la nutella-. Por lo que me puse manos a la obra...


La Layer Cake está hecha ÍNTEGRAMENTE de Nutella, es decir... tanto el bizcocho como la buttercream son de Nutella y, aunque pueda parecer que el resultado pudiese ser un poco sobrecargado... nada más lejos de la realidad. El bizcocho salió esponjoso y con un delicado sabor a la famosa crema de avellanas -aunque probablemente cuando os diga las cantidades que use de Nutella no creáis lo que os acabo de decir-, al igual que ocurre con la buttercream.



Vamos al lío....

Para hacer esta exquisitez vais a necesitar -cantidades para tres moldes de 18cm-:

Para el bizcocho:
5 huevos
100g mantequilla
125g azúcar 
125g Nutella -son más o menos 3 hermosas cucharadas... ejem yo eché una más-
250g harina de repostería
1 sobre de levadura
sal

Para el almíbar:
100ml agua
100g azúcar
1 cucharadita de vainilla

Para la Buttercream:
250g mantequilla
250g azúcar glacé
4 cucharadas rebosantes de Nutella

Lo primero que prepararemos será el bizcocho. Antes de empezar, como siempre, preparamos el horno a 180º con calor arriba y abajo.

Lo primero que haremos será coger 4 huevos y separar las claras de sus yemas. Mezclamos las yemas con el azúcar hasta que blanquee y, después, añadimos la mantequilla reblandecida -no derretida- y el quinto huevo.
El siguiente paso será añadir la harina y la levadura tamizada y mezclar bien hasta conseguir una masa homogénea. 
Es la hora de añadir la NUTELLA... es importante no cortarse; de hecho, creo que las cucharadas nunca estarán lo suficientemente llenas. Yo eché 4 cucharas pero si no os atrevéis, podéis echar tres. Mezcla muy bien hasta que la crema de avellanas se haya integrado perfectamente en la masa.
Por último, montamos las claras que habíamos reservado anteriormente con una pizca de sal y las incorporamos a la masa anterior con cuidado de no bajarlas, con movimiento envolventes.

Ahora que la masa está lista tenéis que repartirla entre 3 moldes -yo los use de 18cm-. Para no meter la pata con las medidas es mejor usar una balanza de cocina y ser lo más precisa posible.  

Metemos los moldes en el horno. El bizcocho tardará 20 minutos más o menos en estar listo pero para aseguraros siempre podéis pincharlo antes de sacarlo del horno para aseguraros de que no está crudo.
Una vez listos, esperamos 5 minutos antes de desmoldarlos y los dejamos enfriar por al menos otros 10 minutos en una rejilla.

Mientras tanto, prepararemos el almíbar. Solo tendremos que poner el agua, el azúcar y la esencia de vainilla en un cazo a fuego lento hasta que hierva. Cuando esto ocurra, lo apartamos del fuego y dejamos que enfríe varios minutos.

Cuando nuestros bizcochos estén ya enfriados los igualamos con una lira -o cuchillo- y extendemos el almíbar por encima con ayuda de un pincel.

El siguiente paso será preparar nuestra Buttercream de Nutella. Para ello necesitamos que la mantequilla esté a temperatura ambiente y, además, habremos tamizado el azúcar glacé. Batimos la mantequilla y el azúcar hasta conseguir una crema y entonces añadiremos la nutella -otra vez en cantidades industriales... 4 cucharadas-.

Llegados a éste punto solo nos queda... ¡montar la tarta! Es muy fácil, no os asustéis.

Colocaremos nuestro primer bizcocho sobre una base y extendemos por encima la primera capa de nuestro Buttercream, más o menos 3 o 4 cucharadas -tened en cuenta que queremos que las tres capas de relleno sean iguales-. Colocamos el siguiente bizcocho encima poniendo atención en no dejar medio bizcocho fuera y ponemos otra capa de relleno. Será el momento de poner nuestro último bizcocho encima y cubrimos TODA la tarta con una capa de Buttercream de Nutella -más bien finita-. Metemos la tarta a la nevera por lo menos durante una media horita.

Pasada media hora sacamos la tarta de la nevera y le damos una capa bastante gordita de la Buttercream. Es muy importante que la cobertura quede bien lisita -no os preocupéis si os sale algo chungo... hace falta algo de práctica-. 

Llegados a este punto solo queda decorarlo como más queráis. Mi decoración fue muy sencilla como podéis apreciar y preferí no hacer experimentos pero vosotros podéis hacer lo que os apetezca.

y... ¡Voilá! Ya tenéis vuestra tarta lista con la que sorprenderéis a todos.


En esta foto podéis apreciar como se ve la tarta por el medio.


¡También podéis hacer una versión de la tarta en cupcakes!


Espero que os haya gustado y si alguno se atreve a hacer la prueba ya me contará. 
¡¡Hasta la próxima!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario