jueves, 5 de septiembre de 2013

Tarta de Piña Fría

Desgraciadamente verano está llegando a su final, el curso está a punto de empezar y la rutina se volverá a apoderar de nuestras vidas PERO... para eso está el dulce, para alegrarnos el día.
Por otra parte, hay algunos postres que nos mantienen en la sensación de que aun podemos disfrutar de los últimos rayos de sol que puedan aparecer, principalmente los postres más fresquitos. Por eso, hoy vengo a deleitaros con una Tarta de Piña Fría.


Es una tarta muy fácil de preparar y en apenas 20 minutos la tendréis lista -salvo por el tiempo que necesite de frigorífico-. Además, si la piña no os convence mucho siempre podréis variar la fruta que uséis pero siempre teniendo en cuenta que tiene que estar en almíbar -por ejemplo de melocotones-.

Para elaborar este postre tan fresquito necesitaréis:

1 litro de nata
uno o dos botes de piña en rodajas en su jugo -es lo mismo que en almíbar-
2 sobres de gelatina de piña
caramelo líquido
sobaos

Lo primero que haremos será cubrir el fondo de nuestro molde con caramelo líquido y, encima, colocaremos las rodajas de piña bien escurridas. Por supuesto, reservaremos el jugo.
El siguiente paso será poner al fuego en un cazo la nata, el almíbar que habíamos reservado anteriormente y la gelatina. Debemos remover la mezcla hasta que ésta hierva.
A continuación vertemos la mezcla en el molde que habíamos preparado anteriormente.
Por último, cubriremos lo que será la base de nuestra tarta con sobaos -nos aseguramos de que queden bien empapados-.

Solo nos quedará cubrir el molde con papel transparente y dejar la tarta enfriar -mejor hacerla de un dia a otro-. A la hora de servirla le daremos la vuelta al molde.

y... ¡Listo!




Espero que os haya gustado y haberos dado una idea para esos momentos en los que no tienes tiempo de dedicarle mucho tiempo a un postre pero queréis sorprender a los vuestros.
¡Hasta la próxima!


No hay comentarios:

Publicar un comentario