viernes, 4 de octubre de 2013

Coulant

Hoy os traigo una receta MUY chocolateada. De hecho creo que pocas veces he visto tanto chocolate junto en un postre pero el resultado es impresionante... un Coulant de chocolate.



Lo realmente especial de este postre es que se trata de un bizcochito súper jugoso, que no se llega a cocinar del todo y con un corazon de chocolate -o nutella, como en mi caso- derretido que se deshace al dar la primera cucharada. Estoy segura de que más de una vez habéis comido alguno en un restaurante o cafetería aunque ahora mismo parece no estar muy de moda -una pena-.


Su elaboración es muy rápida y sencilla por lo que posiblemente más de una vez os saque de algún apuro si queréis impresionar a vuestros invitados.

Para hacerlos vais a necesitar -más o menos 4 o 5 unidades-:

100g mantequilla
100g chocolate
90g azúcar glacé
2 huevos L
1/2 cucharada de harina
onzas de chocolate o cucharadas de nutella -para el corazón-

Lo primero que haremos será derretir la mantequilla y el chocolate en un cazo. Cuando ya esté, lo apartamos del fuego y añadimos el azúcar. Después añadiremos los huevos uno a uno asegurándonos de que queden perfectamente incorporados. Por último, incorporamos la harina y revolvemos hasta conseguir una masa homogénea.

Echamos la mezcla en nuestros moldes -yo use flaneras- hasta la mitad, después echamos nuestra onza de chocolate o la cucharadita de nutella y la cubrimos con un poco más de la masa pero nunca cubriremos más de dos tercios del molde.

Dejamos que se enfríen sobre media hora en la nevera.

Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo y, cuando esté caliente, introducimos nuestros moldes durante 12-15 minutos. Debemos recordar que no queremos que se haga por completo así que, cuando se forme una costra, podremos sacar los coulants del horno.


A la hora de comerlo, lo serviremos templado con sirope o helado -¡o ambos!-



Espero que os haya gustado esta receta,
¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario